Antena 3 ya pasa de la treintena

Felicidades, Antena 3

Hace 31 años que en la televisión española irrumpió una nueva cadena, la primera privada en ese momento, aunque no por mucho tiempo. Antena 3 comenzó su emisión oficialmente de la mano de Miguel Angel Nieto ese día tras 10 años de batallas por temas meramente políticos.

Con eso de que casi tenemos la misma edad y que en mi casa siempre ha habido mucha ‘cultura’ de ver la TV digamos que ‘la cadena triste por antonomasía’ como la llamamos cariñosamente en Golstalgia me ha acompañado siempre, y hoy os quería traer aquellos programas o series que recuerdo con más nostalgia de esta cadena. No hay orden de importancia, porque, para mí, todos han formado parte de mi vida.

  • Serie animada: Los Simpsons
Los Simpsons

La familia amarilla, cuya emisión sigue en activo, hace muchos años se veía por las tardes. Sobre las 20h antes de los informativos recuerdo haber visto a la familia creada por Matt Groening. Años más tarde pasaron a la franja de las 14h tras el Príncipe de Bel Air, Cosas de Casa (series que yo no veía, me enganché a Sabrina, cosas de brujas pero estas sitcoms jamás me llamaron la atención). Era la hora de la comida y recuerdo que mi padre se partía con Homer, ahora que vivo con mi pareja podemos ver los capítulos en Plex y a veces vemos alguno de esos capítulos míticos de la serie para pasar un buen rato (El de Frank Grimes, el de Homer Quitanieves, los especiales de Halloween…).

  • Serie de ficción para todas las edades: Aquí no hay quien viva
Aqui no hay quien viva

Si hay una serie que he visto, revisto y vuelto a ver es a mis queridos vecinos de Desengaño 21. He de decir que las 2 primeras temporadas no las vi en su momento de emisión porque estaba enganchada a Hospital Central y fue mi madre la que en su momento las veía y acabé uniéndome a ella en la mejor temporada para mí: la tercera, en la que la Hierbas cobra más protagonismo, en la que Roberto y Lucía se separan, en la que se van a Benidorm y les queman el edificio… Si has venido hasta aquí y te gusta esta serie, no puedo tampoco dejar de mencionar que hicimos un especial de 8 horas en el que hablamos de la serie largo y tendido. Puedes escucharlo aquí. Hay que aprovechar para hacer un poco de publicidad de nuestros programas, todo hay que decirlo, nuestros programas duran más que los anuncios de la cadena.

  • Realities: Confianza ciega / El bus
Confianza Ciega

Los meto en el mismo grupo porque al fin y al cabo son de la misma temática y los dos los segui. El bus me pareció original y además ¡vino a hacer una parada a Toledo! Allá que fuimos mi madre y yo a ver el bus al recinto ferial de la Peraleda. No vimos a ningún concursante, solo un bus tras una valla pero como buenas toledanas que somos siempre nos queda el ‘que no me lo cuenten’. La idea parece tonta, pero ahora la gente se vuelve loca con las campers, pues esto era lo mismo pero con más gente y un bus recorriendo España.

Confianza ciega fue otro reality, presentado por la gran Francine Gálvez que es la versión light et inocente del que ahora es el fenómeno de redes La Isla de las Tentaciones, aunque la idea es básicamente la misma pero con personas normales, sin silicona y con más neuronas que los que salen en la isla. El ‘jo, tía Nube’ es mítico. Aunque acababa tarde yo siempre he sido un buho y me costaba irme a dormir sin ver los debates del programa. Ojalá los pudiesen subir a alguna plataforma para poder rememorarlo, ya que, el reality sí que lo encuentras en Youtube o Prime, pero los debates de Juan Ramon Lucas (el hombre de los 3 nombres) tenian que ser gloria.  

  • Series de ficción adolescente: Compañeros / Física o Química

Estas dos series se parecen a los realities de Confianza Ciega y la Isla de las Tentaciones. Digamos que Compañeros es la versión light de Física o Química. Compañeros me pilló entre la infancia y el comienzo de la adolescencia. Las aventuras del colegio Azcona tenían como punto fuerte las tramas sociales (que son bastante actuales) junto con los enredos de los profesores y alumnos. La primera generación me gustó pero la segunda, con Martin y Duna fue atentica pasión. Podría decirse que fui ‘flan’ de David Janer desde esa serie, y lo más gracioso es que escribí a una de esas direcciones que venia en la Super Pop o en la Bravo para la productora ¡y me respondieron con una foto del actor firmada a mano! Ojalá encuentre esa carta un día y la comparto por las redes. Tenía la habitación llena de posters de Compañeros. Tanta pasión tenia por la serie que, este sábado, como homenaje, hicimos un directo que os dejo también por aquí.

Física o Química es más heavy, no se centraba tanto en los problemas sociales (que los había) sino en las relaciones del Zurbarán entre todos, porque ahí se liaban todos con todos. Esta serie me pilló ya pasaba la adolescencia pero igualmente la seguí y alucinaba con la adolescencia de Disney que yo había vivido comparado con ellos… Si os fijais ambas series tienen un final bastante parecido, acaban con la despedida de un personaje querido, aunque, si lo pienso, eso tambien ocurre en Hospital Central… En el caso de esta serie, a falta de redes sociales, el cacareo que había con el grupo de amigos al día siguiente, incluso, en ocasiones, era motivo para quedar un lunes noche en casa de alguno para ver el capitulo.

  • Concursos: Alta tensión / El juego de la Oca

Junto con los concursos de TVE como El Gran Prix, Qué Apostamos y el precio justo guardo en mi memoria con mucho cariño estos dos concursos de Antena 3. Alta tensión se emitia por las tardes, después de Sabor a ti, después de El precio justo, y ahí que me ponía a hacer los deberes con Constantino Romero de fondo (no es la mejor idea pero manías mias). La mecánica era tan sencilla como adctiva: se basaba en acertar una lista de objetos, títulos, animales, de un grupo que englobase la pregunta y si el concursante acertaba, la bombilla se encendia, si no era así, la bombilla reventaba. Es un concurso que, de existir ahora, me encantaría participar pero me queda el consuelo de ver alguno por youtube…

El juego de la oca fue una gran apuesta de la cadena. Duraba mil horas pero la niña que fui no se iba a la cama sin ver acabar el concurso. Un plató gigante se convertía en el tablero del juego de la oca, con sus casillas, sus dados un poco falsimer (es como el pulsador de Tu cara me suena, que lo eligen los del jurado, por cierto, me encanta tambien este programa musical y siempre que lo emiten lo veo) y sus ocas dando vueltas por todo el decorado. Emilio Aragon y sus zapatillas blancas (como Alfonso) junto a Lydia Bosch o Patricia Perez dirigían el programa y los pobres concursantes pasaban de todo en los retos de cada casilla. Yo sufría con las chicas cuando pasaban por Flequi (aunque luego no cortaba nada, no era buen peliuqyero) o cuando depilaban con cera a los chicos… Ahora debo confesaros que he intentado volver a verlo y quizás necesita un poco más de dinamismo, se me hace un poco pesado, pero es una tonica que se repetía con otros concursos que se emitían en prime time.

En fin, que no he mamao tele ni nada. Podría seguir hablando de programas sin parar, quizás es bueno saber si os interesa que hagamos algún especial sobre algún programa de Antena 3 que recordéis con especial cariño. Nosotros estaremos encantados de hacerlo.

Y a Antena 3 pues he de decir que agradezco haber tenido tantos buenos momentos en los que me he reído lo más grande, he llorado tambien, he sentido vergüenza ajena y soibre todo, han quedado en mis recuerdos con gran cariño. ¡Por muchos años más!  

Comparte
Esta entrada ha sido publicada en TV y etiquetada como , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *